jueves, 20 de octubre de 2016

Yogurt griego de avellanas caramelizadas




Hoy vamos a buscar en el fondo del armario un electrodoméstico que seguro casi todos tenemos en casa y que solo unos poquitos sacan rendimiento.

La yogurtera.  

Ese electrodoméstico que un día te compraste con la idea de hacer tus propios yogures en casa, sin conservantes, colorantes, aromas y demás “(…)” que les añaden en las fábricas, para hacer los yogures que te preparaba tu madre y que un día por h o por b fue yendo al final del armario hasta que te olvidaste de ella.

En casa decidimos comprar la yogurtera cuando la peque empezó a tomar yogures. Una etapa en la que te obsesionas con lo que come tu hijo, pensamos que serían mucho más sanos para ella hacerlos en casa que los comprados en el supermercado y además la idea de prepararle a la enana los yogures que un día nos prepararon nuestras madres nos gustaba muchísimo. Os acordáis de lo ricos que estaban? Poco se parecían a los comprados, tenían un sabor buenísimo! De esto hace ya 6 años y os aseguro que le hemos sacado mucho partido, porque ya no eran solo los yogures de la peque, ya los preparábamos también para nosotros, normales, griegos, de fresa, limón, café, capuchino, nubes, regaliz, chocolate blanco, galletas maría, palotes de chuches… la imaginación al poder! Desde luego las fabricas yogurteras no comían con nosotros jejeje

Hasta hace unos años que la pobre yogurtera quedó arrinconada en la cocina y la verdad es que no sabría decir porque dejamos de hacerlos. Aunque también es cierto que de vez en cuando nos da la vena,  le quitamos el polvo y durante unos días hacemos trabajar a destajo a la pobre jejeje









Cuando vamos al súper me gusta darme una vuelta por la estantería de los lácteos para ver si han traído sabores nuevos y luego intentar hacerlos en casa. Habéis probado unos que son de avellana? La verdad es que están muy buenos. Y si estaban buenos comprados os imagináis preparados en casa? Y ya puestos? Qué tal si la tuneamos un poquito con caramelo?

Vamos?

Ingredientes:
6 tarritos de leche entera o semidesnatada (en mi yogurtera cogen 7 tarritos, si en la tuya cogen 6 solo debes de añadir 5 tarritos de leche)
1 yogurt griego azucarado
100gAzúcar
70g Avellanas
80g de azúcar para hacer caramelo
1 cucharada de zumo de limón

Lo primero que tenemos que hacer es un caramelo, para ello en una sartén ponemos el azúcar junto con la cucharada de limón al fuego medio alto y dejamos que vaya cogiendo temperatura y el azúcar se vaya deshaciendo hasta convertirse en caramelo de un color rubio tostado, no dejéis que coja mucho color ya que si no amargará. Retiramos del fuego y añadimos las avellanas y damos unas vueltas para que se mezclen bien con el caramelo. Las pasamos a un papel vegetal para que se enfríen.
Una vez enfriadas por completo las pasamos a un robot de cocina para triturarlas. Deben quedar muy muy finas. Rervamos.
En una cacerola al fuego ponemos la leche junto con el azúcar para dar un hervor. Es aconsejable mover con unas varillas ya que si no el azúcar se irá al fondo y se nos quemará. Al dar en hervor añadimos las avellanas trituradas, mezclamos bien y dejamos cocer unos 5 minutos a fuego bajo.
Apartamos la cacerola del fuego y dejamos templar.
Cuando ya haya templado y la leche casi esté fría añadimos el yogurt y mezclamos bien con las varillas hasta que se integre bien en la leche.
Rellenamos los tarritos con ella y los ponemos en la yogurtera, tapamos y dejamos unas 6-8 horas con la yogurtera encendida, en mi caso los preparo por la noche antes de acostarme y los dejo trabajar mientras yo duermo. Por la mañana al levantarme los saco de la yogurtera, les pongo sus tapitas y al frigo.

Para la hora de la comida ya estarán fríos y perfectos para disfrutar de ellos.







Quedan muy cremosos y el saborcito que le aportan las avellanas y el caramelo es espectacular. Una auténtica delicia que convierte a un simple yogurt en un postre muy especial. 

Así que no lo dudes, quítale el polvo a tu yogurtera y vuelve a sacarle el rendimiento que se merece.

Y si se te ocurre algún sabor, dimelo en los comentarios y nos pondremos manos a la obra para probarlo!
Mil besos a todos! Nos vemos en la próxima entrada! Muuuak




2 comentarios:

  1. que ricura! lastima no tener yogurtera... me voy a tener que hacer con una ya! besos

    ResponderEliminar
  2. Si están ya buenos solos, no me imagino con esas avellanitas caramelizadas...De vicio!!
    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...